logo image

Paisaje de Águilas

Por Alfonso Sánchez

Aguilas se desahoga por las ramblas. A veces la vida enloquece y se dirige al mar subida en un torrente que todo lo arrasa, manchándolo hasta que el tiempo lo limpia depositando esos locos recuerdos en el fondo abisal de olvido.

Otras veces, una calma desértica se adueña y reina el ruido tormentoso de los animales que odian la soledad.

La vida es así, depende de los latidos del corazón. O pareces menos vivo que un muerto o eres arramblado y desmembrado hasta el mar.

En cierta manera vivimos caminando por una rambla, las higueras nos alimentan, hermosas flores nos tientan con sus colores y sus fragancias, y mientras, ignoramos un cielo terrible y caprichoso que nos juzga y dicta nuestra sentencia.

Comentarios cerrados.