logo image

Aquí estuvo Detroit o Saturno

Aquí nació y murió Detroit, allá en Mhichigan, que escribió el viejo Ernie en su cuento homónimo. Historia del canibalismo, de la involución o de un Saturno capitalista haciendo honor a su destino.
La vieja Detroit, cuna de Ford, de los hermanos Dodge, de Packard y de Walter Chrysler en los dorados 50, “arsenal de la democracia” (Hermann Tertsch) durante la guerra, capital también del jazz, sábana de cemento para que Martin Luther King soñara una vez su más famoso discurso. Tus fotos te delatan y llaman a gritos al genio Jean Saudek. No termina nunca el recuento de tus bajas. Hubo dinero, nunca suficiente, para intentar reflotar sin éxito a la vieja y dorada Detroit, a la General Motors, pero no lo hay para abordar tu magnífico hundimiento.

Sin ambulancias, sin alumbrado apenas, sin jardines, con 20.000 ancianos esperando, y 80.000 edificios vacíos esperando. Apenas 684.000 residentes en una ciudad en la que en su época de esplendor hubo casi dos millones de almas, la ciudad con más índice de criminalidad de EEUU,a bella e industrial Detroit. Un círculo perverso explica tu conversión en una metáfora perfecta del apocalipsis, como en el libro Colapso de Jared Diamond. La despoblación redujo los ingresos y los servicios públicos y el empleo y, con ello, incrementó la desbandada de la vieja Detroit.

Ojo a esta bellísima exposición fotográfica sobre la desolada Detroit de Yves Marchand y Romain Meffre

Deje su comentario