logo image

Carreteras

Por M.Gasparet

Hay carreteras que no terminan nunca que no acaban
que conducen al infinito como algunas cabelleras
más allá de la puesta de sol y de la niebla
como algunas miradas quedan prendidas
a un cuerpo como algunas caricias a su eco
como algunos olvidos continúan en línea recta
hacia algún lugar conocido.

Hay carreteras que precipitan sinuosas curvas
inclinadas al cansancio o la vigilia
abruptas en obras carreteras que delimitan
la propia vida y el descanso de los otros
veloces sin saberlo a su cuneta.

images-2

Hambrientas y feraces carreteras
de cuantos parajes acumulan unos ojos
o unas manos en su avidez desnuda
de la primera luz hasta la tierra.

Hay carreteras como canales como
arterias como exclusas donde la sangre
dice basta para nada aquí me quedo
para nada no continúo para nada.

Carreteras transitadas en doble dirección
sin que nadie pueda preguntar por qué ni adónde
y siguen y siguen más allá del frío y de la siembra
como olas como pozos ocultas entre los bosques
o contumaces en su anhelo de montaña
o inesperadas en los llanos
o colgadas sobre acantilados con ventisca y mar furioso.

Carreteras extendidas en la nada al arbitrio de las brozas
carreteras que sirven de tálamo y de cuna
de inocencia carreteras
de amor hacia ninguna parte
adelante carreteras que no entienden
el sello del cemento de los nichos
donde los hombres estampan su nombre
y ponen su retrato y fechas y flores.

Carreteras tumultuosas de seres queridos
de desaparecidos
carreteras inopinadamente vacías
imposiblemente vacías absolutamente vacías carreteras
que te pasan por encima y siguen más allá del cielo y
encienden a su paso el grito de las ramas iracundas
carreteras de piedra de costras de asfalto de
polvo y lodo de tierra batida de sal
iluminadas y oscuras cegadoras
ineludibles intransitables absurdas carreteras.

Deje su comentario