logo image

Iluminaciones
A unos cañaverales / acudo a contemplar el agua quieta. / Quieto también, vigilo / el reflejo corrupto fe la luz.
Confirmación, de Con el aire, por Antonio Cabrera

Ronca la niebla joven / en los labios del parque. / Hay una muerte ahí / con un imán pequeño. / Cuando aclare será una tachadura, / un brillo de cereza o la pulpa de un labio.
Menos noche, de Limpiar pescado, por Luis Muñoz

los tratos que hemos cerrado / los hemos / mantenido / y / al acercarnos / los perros de las horas / nada / pueden / arrebatarnos / salvo / la vida.
Victoria, de Poemas de la última noche de la tierra, Charles Bukowski

Sobre la piel de junio, la noche acumula lo que miras: / así se va haciendo el horizonte. / Te necesito, sí; me necesitas. / Eres la lenta gestación de una sombra abandonada, / una incesante suma de espejo y lejanía, flor nacida en lo blando del hueso (...)
Antonio Lucas, 'Insurrección', de 'Los mundos contrarios'

Esta noche ha vuelto la lluvia sobre los cafetales. / Sobre las hojas del plátano, / sobre las altas ramas de los cámbulos, / ha vuelto a llover esta noche un agua persistente y vastísima (...)
De 'Nocturno' de Álvaro Mutis

Los años transcurrieron demasiado deprisa. / Mis ojos fueron barcos, pero los tuyos, bosques. / Cruzábamos la distancia en direcciones contrarias. / Si tú permanecías, yo era una cigüeña / que viajaba al antojo del azar y la ternura (...)
De Las grandes superficies, Flores para una despedida, Juan José Téllez

(...) y yo me levanté / en el lluvioso otoño / y salí a vagar en medio del chubasco de mis días.
Dylan Thomas, de Poema de Octubre

Mirada somos / Un hombre lanza el anzuelo / Al mar que hierve. (...)
José Carlos Castaño, de 'En tregua'

La juventud no acaba con la edad / sino con la certeza de algún daño. / Un joven no es piel tierna / ni una fuerza infinita, sólo es alguien / que en el fondo de sí se siente intacto (...)
Andrés Neuman, de 'Mística abajo'

Perdí mi juventud en los burdeles / pero no te he perdido / ni un instante mi bestia / máquina del placer, mi pobre novia / reventada en el baile (...)
Gonzalo Rojas, Del ocio sagrado

Por las arenas rojas / se arrastraba tu olor a monte / como una sombra verde. / Se anaranjaba el bronce enloquecido / de tu cuerpo ágil / en las manos del sol. / Reíamos de gozo. / Mordí tu piel más lisa que los vientos (...)
Paraguaya, de Jacobo Fijman

El deseo puede vencer a la tierra en su propia casa. Matarlo es un crimen contra la nada.
Emil Cioran, "Breviario de los vencidos"

En el Cantar no hay reloj / ni ayuntamiento ni plaza / ni juez ni gobernador / que somos gente de esparto y maza / y a pedrás matamos a Dios /
Trobo aguileño de El Cantar

"Entre la justicia y mi madre elijo a mi madre"
Albert Camus

Como se dice, / el incidente está zanjado. / La barca del amor / se rompió / contra la vida cotidiana.
Mayakovsky, Fragmento último.

A mí no tienes, Dios, por qué imponerme / la manera del gozo de mi sexo / ni enfocarme a los ojos ese flexo / cuya luz policial me estorba verme.
José Alcalá-Zamora, Rebeldía

Que te acoja la muerte / con todos tus sueños intactos. / Al retorno de una furiosa adolescencia, / al comienzo de las vacaciones que nunca te dieron.
Álvaro Mutis, Amén

Han venido./ Invaden la sangre./ Huelen a plumas,/ a carencias,/ a llanto./ Pero tú alimentas al miedo/ y a la soledad/ como a dos animales pequeños/ perdidos en el desierto.
Hija del viento, Alejandra Pizarnik

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! / Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, / la resaca de todo lo sufrido / se empozara en el alma... ¡Yo no sé!
César Vallejo, Los heraldos negros

En el Cantar no hay reloj / ni ayuntamiento ni plaza / ni juez ni gobernador / que somos gente de esparto y maza / y a pedrás matamos a Dios /
Trobo aguileño, El Cantar

Morir lejos. / No aquí, / donde la soledad descansa a ratos / como si fuera un animal tendido, / olvidando su espuela de locura.
Roberto Juarroz

¿Por qué me preguntas por mi linaje? Como la generación de las hojas, así la de los hombres.
Homero

Entre el whisky y la nada me quedo con el whisky.
William Faulkner

Crítón, ahora me acuerdo que debo un gallo a Escolapio.
Ensayos de Mountaigne sobre la muerte de Sócrates