logo image

Un shrapnel para Ernst Jünger

Ernst Jünger, Diario de Guerra (primera edición a la vista)

(Apuntes para Tempestades de acero, 1920, lo mejor que se ha escrito sobre la Gran Guerra. Imprescindible compararlo con El Miedo, del boche Gabriel  Chevalier, en Acantilado)

4 de enero de 2015: “…Tengo mucha curiosidad por ver cómo resulta una andanada de sharpnels. En general, la guerra me parecía más horrible de lo que en realidad es…”

 

Escrito en un hospital de campaña: “…Una vez me entretuve recapitulando mis heridas. Constaté que, salvo algunas pequeñeces, como tiros de rebote y desgarros, en total había recibido al menos catorce impactos, a saber, cinco disparos de fusil, dos cascos de granada, un balín de shrapnel, cuatro cascos de granada de mano y dos orificios con entrada y salida”

(Los sharpnels eran bombas de racimo)

 

 

 

Comentarios cerrados.